Abolish All Borders, Build a Better World.

It is six o’clock in the morning and in the Guatemalan highlands the fog begins to fade, the sun rises timidly and its rays warm enough to chase the cold. Miguel, 16 years of age,is the oldest of a group of four indigenous teenagers who have gathered in the village park. He shivers like his friends, he doesn’t know if it’s because of cold, fear or anxiety. They are waiting for a coyote.

Continue reading

Advertisements

Acabemos con las Fronteras, Construyamos un Mundo Mejor.

Son las seis de la mañana y en altiplano guatemalteco la neblina comienza a desvanecerse, el sol asoma tímido y sus rayos calientan lo suficiente para seguir con frio. Miguel un chico de 16 anos es el mas grande de un grupo de cuatro adolecentes indígenas que se han reunido en el parque de la aldea, tiembla al igual que sus amigos, no sabe si es por frio, miedo o ansiedad. Están esperando un coyote.

Continue reading

Brisez toutes les frontières, Luttez pour le communisme

Par petits ou plus gros groupes, par personne isolée, c’est un filet constant. Les migrants arrivent tous les jours et n’arrêtent pas d’arriver dans les abris déjà surpeuplés de Tijuana. Ils disent qu’ils sont des milliers. Plus personne ne les compte. Parce qu’en fin de compte, ils n’ont jamais compté. C’est pourquoi ils ont dû fuir l’Amérique centrale et crier au monde entier ! « NOUS VOULONS TRAVAILLER, NOUS AVONS FAIM, ILS TUENT NOS FAMILLES ! » Et ils sont parvenus au pied de murs d’acier avec des piques et des murs de haine, une haine qui ne cesse de grandir inexorablement.

Continue reading

Smash all borders, Fight for communism

In large groups or small groups, even single individuals, it is a constant drip; migrants arrive every day, showing up at the already crowded shelters in Tijuana. They say there are thousands of them, no one counts anymore. Because in the end, they have never counted. That’s why they had to escape from Central America and shout to the whole world “WE WANT TO WORK, WE ARE HUNGRY, THEY ARE KILLING OUR FAMILIES! And they have come up against walls of metal with spikes, and walls of hatred, of hatred that continues to grow slowly.

Continue reading

Aplastemos las Fronteras, Luchemos por el Comunismo.

En grupos grandes o chicos, incluso solos, es un goteo constante; los migrantes llegan cada día, y no paran de llegar a los ya abarrotados albergues en Tijuana. Se dicen son miles, ya nadie los cuenta. Porque al final, nunca han contado. ¡Por eso tuvieron que escapar de Centroamérica y gritar al mundo entero “!QUEREMOS TRABAJAR, TENEMOS HAMBRE, ¡ESTAN MATANDO A NUESTRAS FAMILIAS!”. Y se han topado con muros de metal con espigas, y con muros de odio, de odio que sigue creciendo lentamente.

Continue reading

Revuelta de las chalecos amarillos.

PARÍS, FRANCIA. Probablemente han visto fotos de barricadas en llamas en la avenida Champs Elysee, y miles de manifestantes con chaquetas de seguridad de plástico amarillo. Estos son los “gilets jaunes” y se están rebelando contra el alto costo de la vida, y en particular contra el aumento de los impuestos a la gasolina. (La gasolina en Francia cuesta el equivalente a más de $6 US por galón! La mayor parte son impuestos!)

La rebelión fue organizada a través de los medios sociales la semana pasada, el 17 de noviembre. Cientos de miles de trabajadores desesperados, desempleados, jubilados e incluso profesionales se pusieron chaquetas amarillas de seguridad y ocuparon círculos de tráfico, bloquearon intersecciones y cerraron el acceso a centros comerciales y refinerías. En las entrevistas todos dicen lo mismo: que no pueden llegar a fin de mes, e incluso se encuentran sin comida a fin de mes. (El gobierno dice que el impuesto es para proteger el medio ambiente.)

Una vez más tenemos pruebas irrefutables de que el capitalismo ni siquiera puede garantizar la alimentación y el transporte de los trabajadores. (Recuerde que Francia es uno de los principales productores mundiales de alimentos y automóviles). ¿Puede el comunismo hacerlo mejor? Por supuesto! Las necesidades de todos serán satisfechas porque todos trabajarán. Los coches individuales serán sustituidos en su mayoría por un transporte público cómodo (gratuito, por supuesto). Y sin dinero, sin impuestos. No habrá necesidad de llegar a fin de mes.

Según estimaciones conservadoras, un cuarto de millón de personas salieron con sus chaquetas el 17 de noviembre. Muchos mantuvieron la protesta hasta el 24 de noviembre, para una gran manifestación en París. El gobierno aprobó el rally en el Champs de Mars, cerca del Eiffel Tour. En su lugar, las decenas de miles se infiltraron en la avenida Champs Elysee (la principal avenida de París) y se dirigieron hacia el Arco del Triunfo. Los policías atacaron a los manifestantes con gas lacrimógeno, cañones de agua y balas de goma. En respuesta, los gilets jaunes levantaron barricadas, les prendieron fuego, desenterraron adoquines y comenzó la pelea.