Who Do You Trust: The Bosses or The Workers?

S

March 11—Boeing CEO Muilenburg and his pal Trump originally tried to keep the crash-prone 737max flying. Along with Boeing’s lapdog, the Federal Aviation Administration (FAA), they were eventually forced to ground the planes, but only after nearly every country in the world banned the jet from their airspace.

The present spin says all that is needed is a software fix. In fact, the plane was knowingly designed to be prone to stall. A stall occurs when an aircraft tilts up too much. If the incline is great enough, lift decreases. Then the plane crashes to the ground.

“How can that be?” asked a Boeing friend. “Why would they knowingly design a jet that would kill 346 people to save a little money?”

That’s the way he thinks, and most workers think, but not how the bosses think.

A few years ago, Airbus came out with a new version of their single aisle A320. It was more fuel efficient because, in part, it had bigger, more modern engines. The wings on the Airbus model were high enough to accommodate these bigger engines. It was a big seller.

The wings on the 737 were lower. The company had two choices: either design a new plane or raise the landing gear and position the engines closer to the body and more forward. Not surprisingly, they chose the second option because it was cheaper.

The aerodynamics of this modification tended to make the nose of the plane rise. That’s what causes a stall.

Murder for Profit

With profits on their mind, the executives convinced themselves they could compensate with a software program. The idea was that the software would automatically bring the nose down if a sensor said the plane was tilted too high. Instead, in two instances in less then 5 months, the software crashed the plane.

Most workers have learned through bitter experience that profits are always primary for capitalist companies. So why did this particular worker have doubts?

The rest of the conversation offered a hint. “Capitalism is here to stay,” he asserted when we began to talk about how this would never happen in communism. He didn’t want capitalism to continue, but he saw no way out. “Offer a worker a lot of money and they will give up the struggle. They are looking for an easy way out.”

With this way of thinking, the best we can hope for is a more “socially responsible” ruling class: a vain hope.

Why would our friend put more faith in the CEO (who actually does get a lot of money, $18.5 million last year) than his fellow workers? Even now, the truth is many workers are not looking for an easy life. They want a meaningful one. And this will only be truer in communism.

Some indications of our potential occurred as workers struggled to come to grips with this tragedy. When one racist said there would be no problem if those “foreign pilots only learned English,” workers jumped all over him. They called his comment, “racist bullsh-t.”

Another worker had heard a version of this xenophobia on the TV the night before. A company spokesperson had implied the last accident was caused by inadequately-trained Ethiopian pilots. He was not about to let the bosses off the hook with this racist slur. He went to nearly everyone in the crew saying how stupid the spokesperson was.

It was also inspiring to see workers all over the plant educating themselves about aerodynamics in a few days. This information had traditionally been hidden from “ordinary” workers. Even as the company and the FAA continued to hide what was going on, workers fought to understand the science.

In communism, all aerospace workers will be taught the science behind what they are building. In turn, they will spread this knowledge to the population at large. Designing crash-prone airplanes in secret will become a relic of the long-defeated capitalism system.

Advertisements

¿En quién confías? ¿Los jefes o los obreros?

11 de marzo – El CEO de Boeing, Muilenburg, y su amigo Trump, intentaron originalmente que el 737max, propenso a las colisiones, siguiera volando. Junto con el perro faldero de Boeing, la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés), finalmente se vieron obligados a aterrizar los aviones, pero sólo después de que casi todos los países del mundo prohibieran el uso del avión en su espacio aéreo.


Su posición actual es que todo lo que se necesita es una solución de software. De hecho, el avión fue diseñado sabiendo que es propenso al estallido. La pérdida de velocidad ocurre cuando un avión se inclina demasiado hacia arriba. Si la inclinación es lo suficientemente grande, la elevación disminuye. Entonces el avión se estrella contra el suelo.
“¿Cómo puede ser?” preguntó un amigo de Boeing. “¿Por qué diseñarían a sabiendas un avión que mataría a 346 personas para ahorrar un poco de dinero?”
Así es como él piensa, y la mayoría de los trabajadores piensan, pero no como piensan los patrones.
Hace unos años, Airbus presentó una nueva versión de su A320 de pasillo único. Era más eficiente en el consumo de combustible porque, en parte, tenía motores más grandes y modernos. Las alas del modelo Airbus eran lo suficientemente altas para acomodar estos motores más grandes. Fue un éxito de ventas.
Las alas del 737 eran más bajas. La compañía tenía dos opciones: o bien diseñar un nuevo avión o bien elevar el tren de aterrizaje y posicionar los motores más cerca de la carrocería y más adelante. No es de extrañar que eligieran la segunda opción porque era más barata.
La aerodinámica de esta modificación tendió a hacer que la nariz del avión se elevara. Eso es lo que causa un estancamiento.
Asesinato con fines de lucro
Con las ganancias en mente, los ejecutivos se convencieron a sí mismos de que podían compensar con un programa de software. La idea era que el software bajaría automáticamente la nariz si un sensor decía que el avión estaba inclinado demasiado alto. En cambio, en dos casos en menos de 5 meses, el software estrelló el avión.
La mayoría de los trabajadores han aprendido a través de amargas experiencias que las ganancias son siempre primarias para las empresas capitalistas. Entonces, ¿por qué este trabajador en particular tenía dudas?
El resto de la conversación ofreció una pista. “El capitalismo está aquí para quedarse”, afirmó cuando empezamos a hablar de que esto nunca sucedería en el comunismo. No quería que el capitalismo continuara, pero no vio salida. “Ofrézcale a un trabajador mucho dinero y renunciará a la lucha. Están buscando una salida fácil”.
Con esta forma de pensar, lo mejor que podemos esperar es una clase dominante más “socialmente responsable”: una esperanza vana.
¿Por qué nuestro amigo pondría más fe en el CEO (que en realidad recibe mucho dinero, 18,5 millones de dólares el año pasado) que en sus compañeros de trabajo? Incluso ahora, la verdad es que muchos trabajadores no buscan una vida fácil. Quieren uno significativo. Y esto sólo será más cierto en el comunismo.
Algunos indicios de nuestro potencial ocurrieron mientras los trabajadores luchaban para enfrentar esta tragedia. Cuando un racista dijo que no habría problema si esos “pilotos extranjeros sólo aprendían inglés”, los trabajadores lo atacaron. Llamaron a su comentario, “mentira racista”.
Otro trabajador había escuchado una versión de esta xenofobia en la televisión la noche anterior. Un portavoz de la compañía había insinuado que el último accidente fue causado por pilotos etíopes insuficientemente entrenados. No se trataba de perdonar a los jefes por este insulto racista. Se dirigió a casi todos los miembros de la tripulación diciendo lo estúpido que era el portavoz.
También fue inspirador ver a los trabajadores de toda la planta educándose sobre la aerodinámica en unos pocos días. Esta información tradicionalmente se había ocultado a los trabajadores “ordinarios”. A pesar de que la compañía y la FAA continuaron ocultando lo que estaba sucediendo, los trabajadores lucharon por entender la ciencia.
En el comunismo, a todos los trabajadores aeroespaciales se les enseñará la ciencia que hay detrás de lo que están construyendo. A su vez, difundirán este conocimiento a la población en general. Diseñar, en secreto, aviones propensos a chocar se convertirá en una reliquia del sistema capitalista.

Traducción realizada con el traductor http://www.DeepL.com/Translator

Crisis in Zimbabwe

Comrades:

in the last few months there is another crisis that has gone largely ignored by the main stream media in Zimbabwe where literally millions of workers cannot afford basic needs. Teachers and Doctors have not been paid for months. Hundreds of thousands of workers are leaving Zimbabwe for neighboring countries and a few weeks back street protests were brutally suppressed by the regime, of course ICWP said from the start after the coup in Zimbabwe that anything short of communism will not benefit the working class

As these workers flee these horrors of capitalism they are forced to confront other horrors in these other countries. In South Africa immigrant workers are subjected to exploitation and xenophobia. No matter where you go there is no escape from capitalism it’s all over the world, the only solution is for workers of the world to reject the bosses lies that we are more different that we are similar and to build a mass party that will give leadership to the international working class.

Crisis en Zimbabwe

Camaradas

En los últimos meses hay otra crisis que ha sido ignorada en gran medida por los principales medios de comunicación. En Zimbabwe, literalmente millones de trabajadores no pueden satisfacer sus necesidades básicas. A los maestros y médicos no se les ha pagado durante meses. Cientos de miles de trabajadores están dejando Zimbabwe para ir a los países vecinos y unas semanas atrás las protestas callejeras han sido brutalmente reprimidas por el régimen. Por supuesto, ICWP dijo desde el principio, después del golpe en Zimbabwe, que cualquier cosa que no sea comunismo no beneficiará a la clase obrera.

Mientras estos trabajadores huyen de estos horrores del capitalismo, se ven obligados a enfrentar otros horrores en estos otros países. En Sudáfrica, los trabajadores inmigrantes son objeto de explotación y xenofobia. No importa a donde vayas, no hay escapatoria del capitalismo, está en todo el mundo. La única solución es que los trabajadores del mundo rechacen la mentira de los patrones de que somos más diferentes de lo que somos. Y construir un partido de masas que dé dirección a la clase obrera internacional.

Forwarded from Nepal

Dear Comrades of Red Flag,

I am a bank employee in Kathmandu, Nepal. I have been a reader of Red Flag. I am also in regular contact with the ICWP comrades in India. The recent military conflict between India and Pakistan has given us a platform to talk about communism. In Nepal, there are many Maoist groups. They are nationalist and defend capitalism, while selling out communism.

Continue reading